jueves, 31 de mayo de 2007

Una cena para muchos

Cuando invitas a cenar lo más importante de todo es que tu también disfrutes. No es agradable si tu tienes que estar en la cocina, tampoco a tus amigos les gustará tu continua ausencia de la mesa. Has hecho la invitación para disfrutar el momento y bastante has trabajado para prepararlo y bastante tendrás que trabajar cuando se vayan, así que por lo menos el momento de la comida, relájate, pásalo bien y habla con tus amigos.

El número de personas es determinante para la elección de las recetas que tendrá el menú y demás características. A mi no me gustan los agobios, 8-10 personas es el límite para una cena formal sentados. Si es comida familiar el número puede ampliarse hasta el infinito pues las ayudas son habituales. Las cenas de pie, en mi entorno no se estilan pues llega un momento que todos andamos buscando una silla como locos, lo que si hago cuando hay más gente es servir una cena de picoteo pero todo el mundo tiene la posibilidad de sentarse y de apoyar el plato.

A veces creemos que si invitamos a cenar tiene que ser algo caro y tenemos que tener presente que ahora nadie invita a su casa por compromiso, eso se hace fuera, que los amigos vienen a estar contigo y lo importante es algo bien hecho y eso si, trato de esforzarme y hacer cosas originales. A veces me pesa la sensación que tengo de las espectativas que creo que tiene la gente que viene a cenar a casa. Lo supero después de unos minutos.

Para la organización es muy cómodo elegir recetas que se puedan hacer con antelación casi completamente, esto lo cumple a la perfección los platos que yo llamo de puchero o de horno (tienes que estar presente un tiempo pero no en la cocina), es decir los platos en salsa y los asados. Algunos se pueden hacer el día anterior e incluso mejoran con el reposo. Algunos de los que cito, dan un poco de trabajo pero si se puede hacer el día anterior no importa tanto.

Una cena equilibrada se compone de un aperitivo mientras se espera que lleguen todos. Si servimos de beber y no de comer, con el estómago vacío el efecto no será bueno, yo seguro que acabo colocada. Después un primer plato ligero, una ensalada o un tipo de sopa o crema, dependiendo del tiempo. Ahora un plato más fuerte, carne guisada, o en salsa o pescado al horno ( el pescado en salsa no tiene mucho éxito en mi casa pero a mi me gusta). Yo no soy nada golosa y los postres no son lo mío. Si son caseros alguna mousse, natillas con frutas, helado es lo habitual. De vez en cuando me descuelgo con algo más elaborado pero los postres cuestan mucho rato y como a mi no dan satisfacción ( para desespero de algunos) paso bastante.

Pongo una lista para que cada uno elija. Algunos aperitivos servidos con una ensalada de guarnición, pueden servir de primer plato. Digo lo mismo que con las sobras, iré poniendo las recetas. Si alguien tiene especial interés en alguna en concreto, si lo dice, será la primera de la lista.

Aperitivos: Tostadas de queso y cebolla (buenísimas y rápidas), mejillones al horno, Chupa-chups de queso, Camembert al horno, uva negra rellena, tartaletas diversos rellenos

Entrantes: ensaladas ( etiqueta ensaladas), crema de calabaza o setas, gazpacho, pulpo con patatas , patatas con níscalos, lasaña de alcachofas y gambas, espaguetis con berberechos, judías blancas con setas, budín de queso, pimientos rellenos de tortilla, molde de arroz con atún, arroz con hongos, Quiche de cualquier cosa ( el relleno puede variar con facilidad), espaguetis con setas, hojaldre relleno variado, ( setas, gambas, marisco...). La sopa de cebolla es un recurso rápido e improvisado pues suelo tenr todos los ingredientes hechos en el congelador.

2º plato:
- de carne, Lasaña, ossobuco, rabo de toro, carne en salsa roquefort, pinchos con arroz, codornices encebolladas, solomillo inglés en salsa de oporto, cualquier pollo guisado ( etiqueta aves), pastel de carne, asado con bebida de cola, ternera asada

- de pescado, merluza rellena, merluza rellena rebozada, (puede ser sin rellenar y el relleno servido en un montoncito al lado, es mucho menos trabajo) con salsa de cangrejos o de pimientos, lubina al horno, salmón al horno, conchas de pescado, hojaldre de marisco, calamares en su tinta, merluza con chipirones encebollados o los chipirones como plato servidos con arroz blanco, zarzuela de pescado, pescado al horno.

De postre: mousse de limón o chocolate, helado de fresa natural, trufado de chocolate, natillas con frutas, arroz con leche, fruta con cobertura de chocolate.

Esta lista se irá completando cuando escriba más recetas en el blog y para no ir rellenando esta entrada continuamente os sugiero que pinchéis la etiqueta fiesta pinchando también en entradas antiguas pues caben poquitas en cada página y las recetas pocas veces se quedan antiguas, deberían de cambiar el nombre. A veces tardo un poco en actualizar entradas y por un tiempo esta puede quedar incompleta.


2 comentarios:

Anónimo dijo...

gracias por el depliegue de cositas para conformar un menu entretenido.

mamá dijo...

Esta entrada la escribí hace mucho tiempo así que te aconsejo que utilices las etiquetas para buscar más ideas. Es fundamental hacer cosas nuevas en la cocina para mantener la ilusión.