jueves, 29 de marzo de 2007

Salsa de pimientos

Esta salsa queda muy bien tanto con carne como con pescado aunque es el pescado mi preferido. Esta salsa, como otras muchas, se puede usar de dos modos, hacemos el pescado a la plancha y ponemos un pegotillo de salsa al lado y esto se tiene que hacer justo antes de servir, o se puede hacer pescado en salsa es decir, hacer la salsa y cocinar el pescado 5 minutos con la salsa, esto se puede hacer con antelación. Incluso congelar asi.
Se puede hacer mucha de golpe y congelar en cubitos antes de añadir la nata. Probar esta técnica es muy útil hasta para la cebolla frita.
Los pimientos pueden ser verdes o rojos de cualquier tipo, incluidos los verdes de freír que maduran demasiado, es una manera de aprovechar excedentes.

250 gr de pimientos, 1 cucharilla de harina, 50 ml de nata o leche, aceite, sal.

Limpiamos los pimientos quitándoles las semillas y toda señal de estropeado, los partimos a trozos. En una sartén ponemos los pimientos a freír a fuego suave, la cantidad de pimientos será proporcional a la sartén y al fuego. Dar vueltas de vez en cuando. Pasados 5 minutos los miraremos y decidiremos si están ya blandos. Ahora tenemos dos opciones, la rápida y la larga.
Opción corta: pasarlos al vaso de la batidora. Opción larga, manchamos más aunque quedará más fino: pasarlos por el pasapurés para eliminar la piel. En este punto, podemos congelar la parte que queramos. Después de la opción elegida, ponemos una cucharilla de aceite y una muy rasa de harina ( solo hace falta un poco para asegurar que la salsa ligue, se puede eliminar), volvemos a poner en la sartén la pasta obtenida y añadimos la nata o leche.