viernes, 16 de marzo de 2007

Tigres al horno

Los tigres son un picadillo de mejillones vueltos a poner en sus conchas y se pueden terminar de dos maneras: una muy rápida que es muy buena para mucha gente y otra más laboriosa que yo no le veo demasiada mejoría. Probad las dos y así podréis decidir.
La limpieza de los mejillones, tiene que ser más meticulosa en las conchas que vamos a sacar a la mesa para ello elegiremos las mas limpias. Las demás una rascadita rápida es suficiente, no es nada sucio son adherencias naturales.

Si no nos gusta el pimeinto verde podemos prescindir de él. Sin embargo, la cebolla si que la encuentro importante.

1 kg de mejillones
2 cebollas
1 pimiento verde
2 cucharadas de harina
100 ml de leche
pan rallado

Limpiar los mejillones. Abrir los mejillones en una cazuela tapada, solo con el agua que ellos suelten después de lavados y limpios. Sacar los mejillones de la cáscara y trocearlos. Picar la cebolla y el pimiento, en una sartén grande con 4 cucharadas de aceite,freír a fuego muy suave la cebolla y el pimiento. Pasados 6 minutos, añadir la harina y darle unas vueltas. Añadir los mejillones picados y poco a poco, dando vueltas, el agua que han soltado los mejillones. Una vez terminada el agua de cocción, añadir la leche hasta que quede del espesor conveniente. La cantidad de leche es aproximada, depende de muchos factores, cantidad de agua de cocción, tipo de harina, intensidad del fuego.... Si los vamos a freír, nos aseguraremos que queda bastante espeso ( una orientación es que la masa se despega de los bordes de la sartén formando una "torta") , para el horno es mejor que sean menos espesos. Rellenar las medias cáscaras más limpias y colocarlos en una fuente de horno, ordenados para aprovechar el espacio, espolvorearlos de pan rallado y una gota de aceite encima de cada uno. En este punto se pueden congelar. Hornearlos 5 minutos a 200 º en la parte media alta del horno
Si los vamos a freír, los rellenaremos y dejaremos a enfriar para que endurezcan. Los pasaremos por huevo y pan rallado y los freiremos a fuego fuerte justo que se dore el exterior.

Esto es muy cómodo para aperitivo de cenas numerosas, se puede preparar con antelación y a última hora solo hornear que no da trabajo, solo hay que acordarse que los tenemos en el horno. Son muy útiles los relojes avisadores. También se pueden congelar antes de hornear.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Gracias. No sabia como podia hacerlos en el horno y el sabado tengo invitados en casa. Me viene fenomenal la receta.

mamá dijo...

Este es uno de los recursos para no estar pendiente de la cocina en las cenas de amigos. Me alegro que te guste la idea y espero que comerlos todavía más.

MONTSE dijo...

Y en el horno, seguro que rebajas calorías.
Eso es lo que tengo que mirar yo ahora que estoy a dieta, pero es que no quiero dejar de cocinar cositas como estas! Mmmm
Gracias!

mamá dijo...

Haciendolos al horno rebajas calorías respecto a si los fríes pero no por ello dejan de tener harina, cebolla rehogada, y el aceite correspondiente en la masa.

Si estás empezando el régimen quizá no es el mejor momento, si estás de mantenimiento o consideras que de vez en cuando te mereces un premio extra el horno es lo indicado.