sábado, 15 de diciembre de 2007

Comida de navidad



Navidad, yo creo que siempre ha sido significado de comida, cada época según sus posibilidades. Ahora en tiempo de consumismo total, solo podemos esperar consumismo absoluto. El único problema es que con la abundancia que hay en nuestro entorno, la capacidad de asombro del comensal va en disminución.

Todos los ingredientes han pasado a ser de todas las épocas, solo nos queda a l@s cociner@s, la gestión adecuada para despertar ese asombro. A ser el asombro una emoción, en cada caso será estimulada por un factor distinto. Ese factor es lo que tenemos que encontrar para nuestra mesa.

Hay ingredientes que deja de ser ético comprar (al menos para mi concepto). Ayer oí " angulas a 1300€ kilo y esperando que dupliquen el precio la semana que viene"..... pero no es el único solo uno de los que más ruido hace.

Repasando mis cenas hemos hecho cosas muy sencillas y más complicadas: Hojaldres rellenos de diversos ingredientes, merluza entera rellena ,pescado al horno, pavo deshuesado relleno, zarzuela de pescado, rape de diversas formas, además de los distintos asados. Para primero últimamente nos da por las cremas, sopa de trompetillas, crema de calabaza con chipirones o setas y eso si es distinto, aperitivos diversos y allí es dónde más fácil sale la capacidad de asombro.

La comida de navidad, es algo que se tiene que poder preparar con antelación y en el último momento terminar y si no somos muchos, un toque final de última hora. Resumiendo, un plato de horno, un plato de puchero y los aperitivos para entretener.

Un entrante puede ser flan de calabacín u otra verdura ( espárragos p. ej.) con una ensalada, esto se puede hacer con mucha antelación. Si seguimos con un pescado al horno (otro y otro) tendremos una cena muy ligera de digerir, de precio y de trabajo. Nos quedará sitio para disfrutar y para comer postre ( a los que les apetezca ).

Ver la entrada de fiesta o aperitivos y combinar los platos según número de comensales, tipo de cocción y tiempo disponible. No es operativo poner dos platos de horno, aunque si se puede hacer un asado y un aperitivo de poco rato al horno.

Los flanes y budines, tanto de carne como de pescado o vegetales, si los cortamos a rebanadas pueden ser un componente de los entremeses.

Como capricho, probad las tostadas de queso y cebolla, fáciles baratas y muy poco trabajo, los tigres al horno, los mismos calificativos, tartaletas (compradas por supuesto) rellenas de besamel de gambas, también las he probado con pisto. Todo esto se puede hacer con antelación y solo necesita un toque de horno a última hora.

Como siempre todo depende de cuantos se vayan a sentar a la mesa, no es lo mismo comida para 25, como algunos años nos hemos reunido que ahora que estamos algo disminuidos.

Y como siempre pinchad la etiqueta fiesta, así podréis ver estos platos y los que vaya poniendo en el futuro