lunes, 28 de mayo de 2007

Cocina de sobras

Primero hay que definir sobra: algo que queda en la fuente o recipiente de servir sin que nadie de los que se sientan a la mesa en ese momento, le apetezca terminarlo. Por lo tanto es comida tan estupenda como la que ya nos hemos comido. El problema es que no suele haber suficiente para los comensales habituales de una mesa en la próxima comida y además a muchos no les gusta repetir. Para ello algunas veces combinaremos las sobras con algún otro elemento para aumentar la cantidad o conseguir que no se parezca nada al alimento original.

La solución más fácil, si se puede, es congelar. Meterla en un recipiente adecuado hermético y rotular, ( la cinta de pintor va de maravilla , no se despega, se adapta al texto y es muy barata, importante el recipiente debe estar seco) es muy importante para su uso posterior, abrir paquetes sorpresa puede no ser adecuado. Después de alguna semana nadie tendrá sensación de repetir.

Esta es una entrada en la que cualquiera puede aportar sus ideas. No hay recetas normalizadas, con un poco de sentido común, nos lanzaremos a la piscina, e intentaremos combinar lo que tenemos para obtener, a veces, algo espectacular y otras una buena comida. Las clásicas: canelones, croquetas, empanadillas, purés de legumbres (sufridos en mi infancia), cremas de todas las clases.

Las salsas que sobren, también se pueden guardar congeladas, las podemos añadir a una legumbre, a una pasta, a un guiso de patatas, incluso a una ensalada. Son muy útiles los frascos de conservas comerciales teniendo el cuidado de no llenarlos completamente.

Las recetas que cito, las iré poniendo en estos días. Si alguien tiene preferencia por una concreta, si me avisa, puedo anticipar su turno.

Las sugerencias que pongo a continuación son meros ejemplos. Cuando pongo carne, me refiero a cualquiera de ellas incluidas aves y cuando pongo guiso también incluye todos. Si pincháis la etiqueta sobras, estará actualizada con entradas posteriores.

- Pasta con restos de carne guisada.
- Berenjenas o calabacines rellenos de carne estofada.
- Patatas rellenas de carne guisada o añadir el resto a unas patatas y guisarlas allí.
- Buñuelos de patata añadiendo carne guisada sin salsa u otros restos de carne.
- Emparedados con carne guisada.
- Pimientos rellenos de carne en salsa.

- La berenjenas o calabacines con pescado
- Patatas guisadas con un resto de pescado, las espinas y la cabeza en salsa verde.
- Budin de pescado
- Empanadillas o arroz blanco con restos de bonito con tomate.
- Pimientos rellenos de besamel de pescado.

- Garbanzos sobrantes de un cocido con salsa de carne guisada y espinacas. Y si también nos ha sobrado, carne del cocido. Aplicable a cualquier legumbre pero la que más me gusta es con garbanzos.
-Restos de arroz, rellenando pimientos en caliente o tomates en frío.
- Souflé de pan con trocitos de carne. Aprovechamos pan duro y el guiso

Pasamos a los dulces
- Bizcocho de pan duro
- Macedonia de frutas al final de la semana después de la selección diaria, que sufren en la mesa las frutas.

Y así podíamos continuar muchas lineas más. Espero que sea útil.