martes, 28 de octubre de 2008

Que hago para cenar a partir de "nada"

Llegas a casa y tus ideas culinarias están más vacías que tu nevera. Comer mal es deprimente pero discurrir qué vas a comer te bloquea. El recurso de los embutidos y queso no es lo más sano y además, por la noche son pesados de digerir. Lo primero que debes tener en cuenta es que puedes hacer una cena/comida que te apetezca y que además no te resultará demasiado trabajosa. Esto lo puedes pensar por el camino antes de llegar a casa.

Haz un repaso de la despensa. Haz un repaso de la nevera y del congelador. Respecto al congelador, procura tenerlo bien provisto: después de cocinar repasa la etiqueta congelar y guarda los sobrantes para tiempos duros. Piensa lo útil que puede ser la etiqueta sobras en determinados momentos, sin embargo en otros las sobras solo nos invitan a pensar en la basura. Ahora decide qué vas a cenar y si pasas por alguna tienda completa los ingredientes que faltan si es necesario. Si no pasas, da igual: nada es imprescindible.

Algo básico son los huevos. El huevo frito es bueno pero incompleto, y además nos podemos quedar con hambre. Los huevos al plato son mucho más saciantes, manchan mucho menos y los podemos hacer desde muy simples hasta muy completos. Además, es fácil tener todos los ingredientes en casa. Revuelto o tortilla de cualquier cosa que encontréis: queso chorizo, jamón, setas secas rehidratadas, un sofrito de cebolla, calabacín, verduras congeladas de cualquier tipo, atún o bonito, restos de carne o pescado, incluso un poco de salsa de tomate le dará alegría. No nombro la tortilla de patatas porque eso está en la mente de todos y cuesta un rato de hacer. No nos olvidemos de los guisantes con jamón.

Las legumbres dicen que son pesadas por la noche pero yo las digiero mejor que los embutidos. En casa no es infrecuente comer un potaje por la noche de plato único. Si mezclamos un bote de legumbres al natural con algo de verdura u hortalizas de nuestro congelador y algo perdido de la nevera tendremos un buen plato sano y reconfortante. Yo las legumbres preparadas, las compro sin complementos, sólo cocidas.

Hay todo tipo de verduras congeladas, probad con el infalible método de prueba/error hasta encontrar la marca de las mejores. Si de camino a casa hemos comprado champiñones y queso, este es nuestro plato.

La etiqueta patatas, nos dará muchas posibilidades, muchas posibilidades y generalmente un tiempo razonable para una cena rápida. Patatas guisadas , asadas en el microondas ,rellenas con roquefort pueden ser un ejemplo. Siempre podemos sustituir un ingrediente que no tengamos por alguno similar. Una buena olla expres, nos ayudará a reducir el tiempo de cocción en algunos casos.

En nuestro congelador es fácil que haya algún tipo de pescado congelado y unas setas secas en el armario: sólo con estas dos cosas podemos cenar como señores (me ahorro lo de señoras también). Si no tenéis setas, el pescado al horno quedará perfecto, si lo hacemos con mayonesa casera o de bote nos quedará de gran cena.

La pasta es un gran aliado y se puede mezclar casi con cualquier cosa. Sería muy largo enumerar todas pero si miráis la etiqueta pasta encontraréis ideas. Sobre todo, tened en cuenta que la pasta se puede comer con algo distinto del tomate frito. Casi lo mismo que para la pasta se puede decir para el arroz. En ambos casos, son útiles las verduras congeladas o enlatadas en sofrito.

En invierno, un caldo del congelador o una crema de verduras (sustituye la calabaza por cualquier cosa) pueden ser un buen recurso. Crema de verduras de conserva también es una solución, puedes ser espárragos o un sofrito de calabacín y cebolla que algunas marcas resuelven muy bien.
Pero sobre todo repasa la etiqueta 30 minutos pinchando en las entradas antiguas: a veces parece que nos da pereza pasar página y en este blog la primera entrada tiene la misma actualidad que la última.

Esto es un blog vivo, sigo actualizando recetas luego esta entrada queda desfasada cada vez que actualizo. Da un repaso a las etiquetas es la mejor manera de ver todas las sugerencias.

No nos faltan conocimientos lo que nos sobra es fatiga mental para decidir el acto más satisfactorio de nuestra vida diaria la comida. No hace falta complicarse la vida con recetas laboriosas, con una buena búsqueda de recetas fáciles podemos hacer más agradable nuestra comida. No sabéis la ventaja que para esto representa el ordenador y la conexión.

3 comentarios:

El ocaso dijo...

El pasado fin de semana fuimos de excursión a casa de un amigo que nos había dejado cobijarse. A partir de la nada, porqué ahí sólo tostamos pan, nos cenamos un pollo con estofado de setas que estaba tremendo. ¿Se puede repetir?

mamá dijo...

Me alegro que lo disfrutaráis, se puede repetir.

Anónimo dijo...

Para mí un jodido pollo y una pila de setas es algo no compadre?