domingo, 11 de mayo de 2008

Cocinar con comercio justo

Este fin de semana ha sido en toda España la feria de comercio justo. Tiene como finalidad la difusión y concienciación de la gente en el uso de productos socialmente responsables. A veces añadir a nuestra compra estos productos no cuesta demasiado y tratamos de que todo el mundo pueda ganarse el pan con su trabajo y no que otros se den la gran vida con el trabajo de los demás.

Entre las cosas que organizaban había un concurso de cocina y allá que he ido. Yo pienso que estos productos hay que introducirlos en la rutina, no a base de hacer cosas no habituales sino en las de todos los días, así el consumo se normalizará.

Pues bien, dentro de la limitación del tipo de participantes ( absolutamente aficionados voluntariosos), he quedado en primer lugar de lo cual me siento muy orgullosa, es la primera vez que me presento a algo. Mi premio un lote de productos de comercio justo.


La receta diréis, bueno pues una adaptación de mi pastel de carne. He añadido quinoa ( o quinua), setas secas de ecuador, pimienta de Sri Lanka (antigua Ceylán) acompañado con salsa de humus ( garbanzos de no sé donde, había tirado la etiqueta) con sésamo tostado también de Sri Lanka.

La quinoa es muy buen complemento para personas que necesitan un aporte especial de proteínas, fácil de masticar y sabor suave.


Esta es una buena receta para hacer un día que tengas que estar en casa, no requiere apenas trabajo y cocinando una vez, si lo congelas por raciones, tienes comida para muchas veces pues queda mejor si haces al menos 1kg de carne. (Dedicado a Torpedita)
Enlacehttp://es.youtube.com/watch?v=4DzFSwKqxO8

http://es.youtube.com/watch?v=B_a1lW2jNQ0

2 comentarios:

Ra y Mon dijo...

¡Enhorabuena!

Cuando publiques el libro con las recetas del blog podras poner en la pestaña de autora: "ganadora del concurso internacional de cocina justa" ;-)

Torpedita dijo...

ei!! muchas gracias !!! recojo el testigo sobre el congelador y la comida rica jjjj!!
Los productos de comercio just están en las estanterias mas bajas del super, porque esas cuestan menos que las que están a la altura de los ojos.
Solo hay que bajarse un poco.