miércoles, 22 de agosto de 2012

Berenjenas rellenas



Estas berenjenas son más ligeras que las típicas rellenas de carne.  Podemos hacer variantes sustiyendo el queso por un poco de jamón o pescado ( que pueden ser sobras de otro guiso), las gambas también van muy bien.  Pero tened en cuenta que no por más complicados ni por más ingredientes los platos son mejores. Tengo otra entrada con una variante.

Como congelan muy bien, he hecho para dos comidas. Para no despistar las cantidades son, como siempre, para dos personas.

1 berenjena grande o dos pequeñas, 1 cebolla, 100 gr de queso rallado, orégano, pimienta, aceite y sal. 400 ml de besamel muy clara: 400 ml de leche+ 2 cucharillas de harina.

Lavar muy bien las berenjenas y sin secarlas, meterlas  en el microondas cubiertas para que se concentre el calor generado, unos 5 minutos.  Dejarla reposar y comprobar si están hechas ( dependerá del microondas y del tamaño de la berenjena). Continuar hasta que cedan a la presión de los dedos.

Mientras tanto, pelar y partir muy pequeña la cebolla, sofreirla con 2 cucharadas de aceite a fuego lento.

Una vez hechas, partir las berenjenas longitudinalmente, por la mitad  y con un cuchillo, marcar los bordes.  Vaciarlas con una cucharilla para no romper la piel.  Picar la pulpa que hemos sacado.




Hacer una besamel clara tipo "papilla" ( utiliza menos aceite), con la mitad de la receta indicada es suficiente.


Cuando la cebolla esté blanda, añadir la pulpa de la berenjena y saltear a fuego vivo un par de minutos.  Fuera del fuego, mezclar con la mitad del queso y la mitad de la besamel.  Con la mezcla resultante, rellenar las medias berenjenas.





Cubrir la berejenas con el resto de la besamel y el queso rallado.  Hasta aquí lo podemos hacer con antelación y guardar en la nevera o prepararlo para congelar.

En el momento de servir, hornear a 150 ºC unos 15 minutos, justo para que se caliente y el queso se gratine.






jueves, 16 de agosto de 2012

Espaguetis Amatriciana

Estos espaguetis son muy sencillos, se pueden hacer con elementos que de manera habitual puede haber en cualquier despensa y nevera.  La palabra Amatriciana recuerda al topónimo de su lugar de origen.

La panceta usada en Italia es parecida a la nuestra pero menos  curada.  Puede ser panceta o papada, cualquiera de ellas sin ahumar.  La cantidad de guindilla, depende del gusto de cada uno.  Los tomates secos no son imprescindibles, como casi nada, pero le dan una intensidad especial.


200 gr de espaguetis, 100 gr de panceta ligeramente curada, 3 tomates maduros pero no blandos, 20 gr de tomates secos, 1 cebolla pequeña, guindilla, orégano, queso parmesano rallado, aceite y sal.


 
Pelar y partir muy pequeña la cebolla.  Partir a dados el tomate natural y mezclarlos con el tomate seco, para que uno se hidrate y el otro pierda el exceso de agua.


Poner en una sartén la cebolla con dos cucharadas de aceite a fuego muy suave. Poner una olla con 2 litros de agua con una cucharilla de sal a calentar y cuando hierva, añadir los espaguetis.  Poner el avisador a 8 minutos.

Mientras tanto, partir la panceta a tiras finas y añadirla a la cebolla. Pasados unos minutos, añadir el tomate, la guindilla a gusto y espolvorear con orégano. Esto ya tiene que cocer muy poco pues el tomate tiene que conservar su sabor a ligeramente crudo.




Cuando hayan transcurrido los 8 minutos de los espaguetis, escurrirlos.  Si vamos a tardar en comer, impregnarlos con una cucharada de aceite y dejarlos tapados.  Si vamos a comer inmediatamente, añadirlos a la salsa, darle unas vueltas y listos.



Sacar a la mesa el queso rallado para que cada uno se sirva a gusto.