miércoles, 25 de abril de 2012

Pechugas rellenas de champiñones

Después de este parón han cambiado todo el sistema blogger y he tenido mis dificultades para subir las fotos.  Después de asesoramientos varios, aquí estoy otra vez

Este es un plato surgido sobre la marcha, mirando la nevera.  No me apetecían simples pechugas.

Si tenéis tiempo, poned las pechugas a remojo en leche, quedan mucho más jugosas pero como veis, yo no tenía tiempo.


2 pechugas enteras o ya extendidas en la pollería, 4 champiñones, 1 cebolla, aceite y sal. salsa: vino a gusto, 1 tomate y/o zanahoria.



Extender la pechuga con dos cortes ( la proxima vez haré un video ) o pedir que lo hagan en la pollería de manera que quede el triple de grande de su tamaño original.  Ponerlas cubiertas de leche.

Pelar y partir muy pequeña la cebolla.  En una sartén poner una cucharada de aceite y la cebolla a fuego bajo.  Mientras limpiar y partir los champiñones.  Cuando la cebolla esté transparente, retirar la mitad y añadir los champiñones.


Escurrir bien las pechugas, poner un cilindro de relleno en el centro, cerrar la pechuga y, o bien atar o bien sujetar con palillos.

pechugas rellenas


Saltearla en una sartén con un poco de aceite unos tres minutos por cada lado. 





Para la salsa: añadir la cebolla guardada a la sartén que hemos usado para las pechugas, añadir el tomate cortado a dados y saltear.  Incorporar el vino y evaporar 10 minutos.



Antes de servir, quitar los palillos o el hilo.

10 comentarios:

MIGUEL dijo...

Que bueno que hayas vuelta, y la receta hay que probarla

ex-lady halcón dijo...

Parece sencillito,habrá que intentarlo. Me alegro que estés de vuelta.

mamá dijo...

Gracias a todos por echarme de menos. Efectivamente es muy sencillo y le da un aire distinto a unas simples pechugas.

María del Mar dijo...

Hoy iba a hacer pechugas a la plancha, pero me gusta mucho más tu receta, así que la probaré

María del Mar dijo...

Por cierto, me gusta muchísimo tu blog

mamá dijo...

La mejor inspiración es tu nevera y tus ganas de comer. No cuesta demasiado comer mejor y aumenta el optimismo.

Gracias por tu interés.

maleval dijo...

Tiene muy buena pinta, incluso para las que nos pasamos la vida a dieta.
Un saludo

mamá dijo...

El estado de dieta permanente es un mérito que yo no sé si podría hacerlo. Mi táctica es sacudir un poco la cuchara (el plato) para que haya un poco menos de cantidad.

Las pechugas de esta manera son un buen plato muy bajo en calorías y satisfactorio para la vista y el paladar.

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
mamá dijo...

Gracias por el comentario. Veo que te gustan mis recetas pero siento tener que borrar tu comentario, ya que mi política es no hacer nigún tipo de propaganda. Cuando quieras vuelve a comentar pero sin enlaces