domingo, 13 de junio de 2010

Judías o garbanzos con sepia



Bueno, bonito y no demasiado caro. Así es esta receta. Uno de esos días que comes pescado y te dicen si quieres las espinas y demás restos, sueles decir no. Si lo piensas un poco con muy poco más tienes un plato que va bien incluso en verano.

Como ya es habitual si no tenéis salsa de tomate hecha se puede sustituir por tomate rallado salteado en una sartén.

Yo compré una sepia grande, el saco lo hice a la plancha y las aletas y patas las puse en el guiso.



El caldo de pescado si lo tritutáis queda más sabroso luego hay que colarlo muy bien. El pescado que pongáis en el caldo será importante para el sabor. No hace falta poner mucha cantidad, unas espinas, las cáscaras de las gambas y una zanahoria será suficiente.

Logicamente, el tiempo variará si utilizáis legumbre cocida por vosotros o de bote. Pongo el tiempo de las de conserva.

200 gr de garbanzos o judías blancas cocidas ( o de bote, al natural y de buena calidad), 100 ml de caldo de pescado, 3 cucharadas de salsa de tomate, 1/2 cebolla, 200 gr de sepia, 4 gambas grandes o varias pequeñas, 1 hoja de laurel.


Pelar y partir la cebolla a trozos muy pequeños. Lavar y pelar las gambas guardando las cáscaras para el caldo. Partir la sepia a trozos pequeños.

En un puchero mediano poner 3 cucharadas de aceite, saltear las gambas justo hasta que cambien de color. Retirarlas a un plato. En el mismo puchero saltear la sepia y retirar al plato. Añadir ahora la cebolla picada, saltear a fuego medio. Cuando esté blanda añadir la salsa de tomate y la hoja de laurel. Añadir la sepia pero no las gambas.

Incorporar la legumbre cocida bajando el fuego de manera que solo mantenga el hervor. Añadir el caldo de pescado y mantener al fuego unos 10 minutos.



Servir y colocar las gambas encima de la legumbre. Si lo dejáis reposar unas horas como cualquier guiso gana en sabor. Si algo queda se puede congelar en raciones.

2 comentarios:

Rous dijo...

Pues bien rico!!! gracias!
bss

mamá dijo...

Ya veo que no me olvidáis a pesar de mis silencios temmporales. Gracias a vosotros y que lo disfrutes.