lunes, 12 de enero de 2009

Sopa de ajo

Ya que estamos en enero, sumado a la crisis real y psicológica ( hay gente que es insultante que hable de "su crisis") que existe por todo el mundo, vamos con comidas sabrosas y de poco esfuerzo económico aunque yo estoy convencida que en la mayoría de las economías, la alimentación es una parte pequeña del gasto mensual.

La sopa de ajo es un plato de supervivencia, aprovecha todos los posibles restos de alimentos básicos. Por un lado en el caldo cabe de todo, tanto de vegetales como de carne y por otro, como saciante aprovecha los restos de pan que quedan a diario. Por supuesto ya no usamos sebo o grasa animal sino aceite vegetal, cada uno el habitual en su casa.

Se pueden hacer simplemente con agua pero queda mucho mejor con caldo, aunque sea un agua de cocer verduras que podemos tener congelada y en caso de mucho apuro, agua y una pastilla de caldo. Nuestro congelador el el mejor amigo de "nada".

A mi no me gustan las cosas muy espesas ni el pan "remojado" por lo que yo pongo poco pan. De hecho esta entrada es fruto de la experiencia de un lector que miró una receta por Internet en la que decían que para un litro de caldo pusiera 500 gr de pan. La pastura que salió me la puedo imaginar. Pastura llamamos a la comida que antiguamente se hacía en las casas cociendo para los cerdos, con un poco de agua, todos los restos caseros.

Yo calculo 250 ml de caldo y dos rebanadas de barra de barra por persona. Si usamos hogaza calcularemos por el tamaño de esta. El pan se puede freír o tostar. Hay gente que hierve mucho el pan y otros, como yo, muy poco para que no quede demasiado blando.

600 ml de caldo de cualquier clase, unos 40 gr de pan, 3 ajos, aceite y sal. Opcional 20 gr de jamón serrano.

Poner el caldo en un puchero a calentar a fuego suave con un diente de ajo pelado. Pelar y partir los dos ajos restantes. Partir el pan a rebanadas muy finas, si son grandes partirlas en tres o cuatro trozos. Poner 3 cucharadas de aceite en un sartén y dorar los ajos.

Cuando empiecen a tomar color, añadir el pan dándole vueltas para que se impregne de aceite por todas partes y también tome color. Si queremos añadir algún trozo de jamón ahora es el momento. Hasta aquí se puede hacer con antelación. Al añadir la sal, tendremos en cuenta si el caldo ya está salado y la que pueda aportar el jamón.



En el momento de servir, subir el fuego del puchero con el caldo y añadir el pan frito con los ajos. En cuanto vuelva a hervir ya está listo para comer. Si nos gusta el pan blando y cocido, podemos hervir varios minutos.


Hay una versión que llaman sopa castellana en la que el pan hierve rato con el caldo, la sirven en cazuelillas individuales y unos minutos antes de servir añaden un huevo entero o una yema. La yema tiene que mantenerse líquida para romperla en el momento de comer.


16 comentarios:

Miguel dijo...

Yo soy el que puse 500 gr. de pan para 1l de caldo, ¡pero lo recomendaba Arguiñano!

El resultado fue un semi-puré de aspecto repulsivo pero de muy buen sabor. Para arreglarlo un poco, eché otros 300ml de caldo que tenía y la textura mejoró un poco.

Además, Arguiñano decía de separar las claras y las yemas y echar las claras nada más sacar del fuego y las yemas a la hora de servir, como comentas tú.

Anónimo dijo...

Hay otra versión con el huevo, y es que en el momento de servir, se bate en un plato el huevo, se añade poco a poco algo de caldo caliente, removiendo constantemente, y luego se devuelve todo a la cazuela y se mezcla, sin volver nunca a poner al fuego. Esta muy bueno.

mamá dijo...

Si, esa versión también la he probado. También se puede batir el huevo con una cucharada de caldo y, mientras hierve suavemente, añadirlo poco a poco formando hilos. Los detalles cada uno como le gusten. Está bien que aportéis ideas.

Pepe Grelo dijo...

Hola

Yo soy bastante fan de las sopas de ajo. El huevo lo he probado en todas las versiones que se me han ocurrido, además de las citadas, con huevo cocido picado e incluso frito, pero lo que suelo hacer casi siempre es echar un huevo entero y escalfarlo un ratillo.

Estas Navidades probé en León unas sopas que debían tener una proporción pan/sopa 1kg/1l (era más un bizcocho borracho que unas sopas), algo a lo que no estaba acostumbrado. Estaban exquisitas igualmente.

Y.... lo que no concibe mi quisquillosa opinión, son unas sopas de ajo sin pimentón.

mamá dijo...

Gracias Pepe Grelo. Tenemos la suerte que en la cocina todo cabe,cada uno tiene que probar y quedarse con lo que más le guste.

A mi me gustan todas las sopas más bien claras y por eso pongo poco pan pero no hay ningún inconveniente en que cada uno las haga como le guste, faltaría más.

Respecto al pimentón, Por mi zona no se usa en la sopa, las he probado y me gusta pero no es imprescindible para mí. Yo tamibén soy quisquillosa en algunas cosas pero cada uno tiene su escala de valores y todos cabemos.

Anónimo dijo...

En aragón no se pone pimentón, y sin haberlo preparado me ha salido un pareado...

vicente dijo...

Estupenda la receta para estos tiempos, esta muy bien explicada y detallada. Felicidades el blog esta fenomenal.

mamá dijo...

Aunque no sea enero con lo que ha refrescado estos días también apetece la sopa.
La sopa y el aprovechamiento de sobras conviene siempre. El que guarda en tiempos de mucho tiene en tiempos de poco.
Mi intención, como no dejo de repetir, es explicarlo para los que se enfrentan a una receta sin mucha idea. Quizá para los que saben es un poco aburrida. Gracias Vicente.

Anónimo dijo...

yo en mi casa se hacen mas rapido y estan de vicio. se hierve agua, se echa un diente de ajo machacado con sal(al gusto) pimenton(ocal o picante) y aceite. Cuando vuelve a hervir se echa pan de hogaza partido. Se deja un poco y antes de quitarlo del fuego se echa un huevo o dos (depende los que seamos)

mamá dijo...

como he dicho en la receta no me gusta mucho el pan hervido en la sopa y además, si tengo clado congelado, me gusta más que el agua.
Tenemos la suerte de poder hacerlas cada uno como más nos gusten. Yo como de todo pero tengo mis preferencias si cocino yo.

baduljp dijo...

Aun no pruebo esta receta pero me llama mucho la atención por los ingredientes que lleva sobre todo el ajo, por eso me di a la tarea de buscar una receta para preparar esta sopa de ajo de tal forma que me quede deliciosa, busque muchas opciones y encontré una que me agrado porque lleva aguacate, chipotle y crema, haber que tal me queda.

mamá dijo...

Se nota que estamos en paises y temperaturas distintos. Aquí la sopa de ajo es de invierno. El aguacate y demás ingredientes que nombras no son propios de una cocina tradicional española. Me alegro de conocer facetas distintas de la sopa de ajo.

Anónimo dijo...

Cual mugre sopa sabe orrible a i despues se echa a perder el dia sigjente

mamá dijo...

Si lees con atención,verás que digo que el pan hay que añadirlo en el último momento para que no se quede blando.
Yo hago la sopa como bien digo, para comerla en el momento.

Nada es HORRIBLE, AH Y ni se echa a perder al día SIGUIENTE, Solo está distinto.

Probablemente mucha gente probaría tu comida y tampoco le gustaría pero yo tampoco la calificaría de HORIBLE

equilibri dijo...

Ummmmmmmmmmmmmmm que buenas..

SOPAA DE Ajos
en mi blog también tengo una receta explicando como realizo yo mi sopa

espero que os guste

Saludos

ruth lopez haza dijo...

que buena receta de sopa de ajo