domingo, 9 de marzo de 2008

Manitas de cerdo

Las manitas no son un plato del agrado de todo el mundo, pero por petición especial aquí lo lanzo. Me imagino que, entre todos los que lo leéis, a alguno le gustará.

Los venden en las carnicerías, no sé cual es el criterio de distribución entre casquerías y carnicerías. Son baratos ( varía mucho de precio entre una carnicería y otra, pero, por aquí, se mueven en el rango de 2±1 € por kilo), hay que contar casi medio kilo por comensal. Si sobra no os apure congelan muy bien y no dan más trabajo 5 que 10, solo consiste en tener la olla del tamaño apropiado. Si no queréis congelar y sobran, al día siguiente, se pueden mezclar con un bote de legumbre y tendremos una gran comida resuelta rápidamente.

Tienen un tacto gelatinoso pero no son excesivamente grasas además, la grasa, se puede quitar casi completamente al cocer. Proporcionan abundante material reparador de cartílago ( para los tocados de rodilla en lugar de comprar cartílago de tiburón).

Si no tenéis gas, poner en un plato un poco de alcohol y prender fuego ( con mucho cuidado si se derrama fuera, limpiarlo antes de encender el fuego). Si no tenéis/queréis hacer fogata, escoged un carnicero limpio y pulcro que las venda bien depiladas. Además pedirle que las corte en dos longitudinalmente.

Este es el guiso clásico pero en casa sigue siendo el que más gusta. Una vez cocidas, podemos hacerla con cualquier salsa que nos guste: almendras, pimientos, o setas.

3 manitas de cerdo, 1/2 cebolla, 1 zanahoria, 400 ml de salsa de tomate, 1 ñora o pimiento rojo seco, 1 hoja de laurel. Opcional un poco de guindilla, la cantidad a gusto del usuario.

Poner las medias manitas encima de la llama para quemar los pocos restos de cerdas que suelen tener (emplead vuestros conocimientos para colocarlas en la parte de la llama más caliente). Una vez quemadas todas, con un cuchillo rasparlas en sentido contrario al crecimiento de la cerda para quitar los restos quemados y las posibles telillas que puedan quedar. Pasarlas por el grifo rápidamente.

En una olla exprés, colocar las manitas lo más encajadas posibles para que ocupen el mínimo espacio, cubrir de agua y poner al fuego. Añadir una cucharilla de sal, la cebolla y la zanahoria. Cerrar la olla y cocer 30 minutos. Dejar que la olla se enfríe y baje la válvula.

Abrir la olla y comprobar si están cocidas. Sacad las manitas a un plato y quitad el hueso central, si están hechas, se desprenderá con facilidad. Quitar el agua de cocción ( si queréis se puede usar para cocer judías u otra legumbre. También sirve de gelatina para pastel de carne u otro uso). Sacar la zanahoria y la cebolla. Volver a colocar las manitas en la olla, añadir la salsa de tomate, la ñora lavada, la hoja de laurel y ajustar la sal. Cocer a fuego muy lento, sin tapar, unos 20 minutos moviendo la olla de vez en cuando, nunca hay que mover las manitascon cuchara, las romperíamos. Triturar la zanahoria y la cebolla, raspar la pulpa de la ñora, añadir a la salsa y ya está.



Por supuesto se pueden hacer con toda la antelación que queramos y conservar en la nevera o en el congelador.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Yo utilizo un método mucho mas sencillo y menos aparatoso para quitar los pocos pelillos que les quedan cuando las compras, simplemente es depilarlas literalmente, osea con una maquinilla de afeitar de hombre de las desechables tipo Guillette y que solo uses para estos menesteres, claro, las afeitas bien y solo cuesta 3 minutos.

mama dijo...

Cada uno usa lo que le es más cómodo y me parece muy buena idea la tuya ahora que casi nadie tiene gas en casa. Yo como cocino con gas, es pasarlas un momento por la llama.

Anónimo dijo...

las e cocinado pero el resultado no me gusto mucho por que quedo solo una especie de piel muy gelatinosa y sin apenas carne... no se si es que lo hice mal o que ?? Gracias

mamá dijo...

No sé si es la primera vez que comes las manitas. Las manitas es eso, una piel con una capa gelatinosa sin apenas carne, da igual como las hagas. Son así.
Tu las hiciste bien. Si te ha gustado el sabor pero las encuentras poco carnosas, puedes quitar los huesos grandes y rellenar con carne picada, sofrito de setas o cualquier otra cosa que te guste.

marilex dijo...

estan super buenas pero les pongo un chorrito de vino blanco cuando las pongo para cocer

mamá dijo...

El vino nunca les estorbará. Es de los pocos guisos que hago sin vino.

A mi también me gustan mucho.